Pueblo y Ciudad

[rockyou id=85527772] 

La primera invitación que nos hacen las fotografías, es abordar el pensamiento de la ciudad como pueblo, con una sencilla ilustración de ovejas sueltas y una de ellas como es de esperar, en la calle. Cierra este cuadro tan particular, una cerca de alambre perimetral en una de las esquinas, por lo menos hoy consideradas céntrica ¿Quién que no haya nacido acá (en los últimos años por lo menos) y lo haya hecho en algún pueblo medianamente chico del país, no tiene registrado en su imaginario algo parecido?
No es la idea hacer una rememoración nostálgica de la foto, sino rescatar, con la otra fotografía, a la ciudad de Ushuaia, con sus edificio vidriados y movido tráfico; que cuenta también con su imaginario del pasado, pero también con el imaginario de los otros, “los que no son de acá”, los que son de algún pueblo, y que han contribuido y lo siguen haciendo de alguna u otra manera a la formación y construcción de esta abigarrada y heterogénea ciudad.
Si se quiere, este confuso juegos de palabras, nos ayuda a traer a la discusión algunas cuestiones que atraviesan el complejo tejido social de la ciudad, de esto pueden salir a la luz algunas representaciones y preguntas como: ¿Cuánto ha contribuido la inmigración a la formación de la ciudad? ¿Cómo es percibida la explosión demográfica por los antiguos pobladores y las nuevas generaciones? ¿Ha pasado de pueblo a ciudad muy rápido? ¿En qué medida los diferentes imaginarios entran en contradicción? ¿Hay algún sentido de pertenencia de los que no son de acá? ¿Son rechazados por los que son de acá? ¿Son autóctonos los que son de acá? ¿Qué es lo autóctono? ¿Hay una identidad particular? ¿Es unívoca la construcción de la misma? ¿Cuántas de estas cuestiones están imbricadas en los conflictos sociales de este espacio de construcción socio-geográficos? etc.
Si bien es cierto que podemos seguir desprendiendo más interrogantes, debemos dar mínimamente algunas respuestas estimativas a los a estos planteos. Desde este reducido punto de  vista, netamente personal, considero que la formación de la de un imaginario identitario colectivo esta atravesado por los diferentes sentidos de pertenencias, la falta de lugares activos de encuentro entre los que no son de acá y los que sí, que dificulta aún más la formación de una identidad propia y, si también proponemos como variable la dicotomía que se presenta por el rápido crecimiento demográfico, sentido como una oportunidad para los de afuera y una “invasión” para los de adentro, dicotomía mucha veces insalvable y que ha dificultado y le sigue planteando inconvenientes para costruir un imagimario colectivo y una identidad en la cual todos seamos partíces de su logro. Siempre que pensemos estos interrogantes, no debemos perder de vista estas cuestiones, que no se solucionan por generación espontánea ni por ósmosis, sino que debe ser abordado y pensado en forma activa por todos los que de alguna u otra manera habitamos este pueblo que se ha transformado en ciudad.
Por L. G.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: